Tu web será como tierra fecunda

En contra de lo que siempre nos han dicho de las páginas web, influenciados quizás por la propia génesis de internet (esa red militar de nombre ARPANET), una página web no es una extraña, fría e inerte entidad alojada en algún ordenador escondido en un sótano perdido. Más bien al contrario, es un ente vivo y cambiante esperando que la cuidemos con el mismo cariño con el que nuestros abuelos cultivaban el huerto.

Webicultors. Labra la res, consigue la cosecha

Webicultors. Labra la Red, consigue la cosecha.

Documento adaptado para la Web y que normalmente forma parte de un sitio web. Su principal característica son los hiperenlaces a otras páginas, siendo esto el fundamento de la Web.

Esto es lo que nos dice la Wikipedia. Pero esto es sólo una parte demasiado pequeña de la verdad.

Una página web, especialmente si la queremos aprovechar para nuestro negocio, es realmente un campo de cultivo de donde podemos obtener una cosecha de lo más fértil.

Insistimos pues, tu página web es tu tierra fecunda que está esperando ser labrada y sembrada para después, en agradecimiento, regalarte su provechosa cosecha.

Sembrar

Cuentan en general que en la web sólo podemos sembrar palabras clave, al menos así lo dicen los manuales de SEO. Pero más bien el símil de semilla (como ente susceptible a crecer y dar frutos) sería la visita.

Más concretamente, el visitante que, una vez labrada la tierra, brota convirtiéndose en contacto o cliente.

El acto de sembrar sería pues todo aquello que nos consiga visitas para la página web:

  • SEO: concretamente optimizar nuestra página web haciendo, entre otras cosas, que tenga las palabras clave que nuestros visitantes potenciales utilizan.
  • Linkbuilding: conseguir links desde otras páginas web donde estos visitantes potenciales también visitan y quizás también querrán venir a la nuestra.
  • Social Media Màrqueting: participar activamente en este cotilleo del s.XXI para ganarnos la confianza de nuestra audiencia y que también vengan a nuestra página web.

Labrar

La web la labramos prácticamente igual que haríamos con el clásicco terreno, todo para facilitar que la semilla germine y crezca como es debido. Preparamos pues la web para recibir visitas y que germinen (conviertan) en clientes en potencia.

¿Y cómo? Pues aquí la palabra mágicas sería la usabilidad. O dicho de otra manera, ponerle fácil a nuestro visitante para que haga lo que nos interesa:

  • Comprar
  • Ponerse en contacto con nosotros

Es decir, una vez tenemos claro qué queremos que haga nuestro visitante (ej.: que vea nuestros datos de contacto) allanémosle el camino:

  • Quitamos links innecesarios que le puedan distraer.
  • Hacemos que el link que allí nos llevea sea el que más destaque de todos.
  • Fem que les nostres dades de contacte es veing sempre a la web!
  • ¡Hacemos que nuestros datos de contacto sea siempre visibles en la web!

Cosechar

Como no me canso de repetir, la cosecha de nuestra web son las ventas. Sólo hay que saberlas medir, ver cómo las podemos relacionar con nuestra página web (incluso cuando no tenemos tienda en la web). Seguro que descubrirás que en realidad ya estás ganando dinero gracias a la web.

Tomemos como ejemplo los cálculos que ya segerimos en esta misma web:
¿Cuánto ganamos con la web?

Por que muy posiblemente, nuestra web ya nos está dando una cosecha bien provechosa. Y si, además, invertimos en Internet Marketing, mayor será la cosecha. Y aún mejor, si aplicamos Analítica Web podremos saber qué funciona y qué no lo hace en nuestra web y, así, cosechar aún más ventas.

¿Y qué es la analítica web? pues herramientas para saber qué y cómo cosechar de la tierra fecunda que es nuestra web.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>